Monday, February 20, 2012

Previa Viña 2012: Chilevisión en busca de la consolidación.


Se avecina en el horizonte un nuevo Festival de Viña. En este segundo año de su gestión, Chilevisión pretende consolidar las muchas cosas buenas que hicieron el año pasado (mejora en el formato de competencias, mejora en calidad de artistas) y mejorar lo que no anduvo tan bien (exceso de humor de doble sentido). La parrilla de este año no se ve tan espectacular como la del 2011, pero igual hubo preocupación de contar con algunos números de primer nivel, como Luis Miguel, Mark Anthony, Morrisey y Salvatore Adamo.

Animadores: Se repiten el plato Rafael Araneda y Eva Gómez, quienes cumplieron una gran performance el año pasado. Rafael tuvo un gran año con Talento Chileno y “La Academia” en México, y se ha transformado en el gran animador de la TV chilena luego de la muerte de Felipe Camiroaga. Eva Gómez, por su parte, tuvo un año más bien piola, donde apenas se destacó su rol de conductora de “Superestrellas”. Por lo que se vio el año pasado, no deberían tener mayores contratiempos.

Humoristas: Después de la polémica del año pasado, en el cual predominó el humor burdo y de doble sentido (exitoso en el escenario y muy rendidor en rating, pero severamente cuestionado por la crítica), para esta versión los organizadores decidieron priorizar el humor blanco “para toda la familia”, eligiendo a Bombo Fica, Dinamita Show y a Zip Zup. Siguen esperando su oportunidad los chicos de “El Club de la Comedia” (prefieron esperar para más adelante) y el show de Profesor Rossa y Compañía (muy pronto para preparar una rutina. Además, su humor es de calibre demasiado grueso para este año)

Dia 1, Miércoles 22 de Febrero

Diego Torres: Desde que hizo “Color Esperanza” (todo un himno del pueblo argentino en la época del corralito), Torres ha venido 3 ó 4 veces a la Quinta girando a cuenta de esa canción. Sus discos posteriores no han logrado esa misma repercusión. Salvo la presencia de la rapera española Mala Rodríguez y un anunciado homenaje al fallecido Luis Alberto Spinetta, no se vislumbran mayores novedades.

Zip Zup: Humorista de la 8º región, con un sorprendente parecido físico con el finado Felipe Camiroaga, que paralelamente a su carrera artística es pastor cristiano. De esporádicas apariciones televisivas en los últimos años, su mayor “hito” fue su participación en el fallido reality humorístico “El 10” de “Morandé con Compañía”, en donde se lo criticó por sacar sus rutinas de la internet. En enero pasado tuvo una exitosa participación en el Festival del Huaso de Olmué, lo que le abrió las puertas de la Quinta Vergara. Su humor es predominantemente blanco, lo que calza con el perfil de humor que busca Chilevisión para este año. Tips para el éxito: que no repita la rutina de Olmué, que se transforme en una metralleta de chistes, que no latee con canciones y largas introducciones ni se ponga a pelear con el público como Meruane el año pasado en Viña y hace poco en Dichato, y Gioia hace poco en Iquique, y que no se le ocurra predicar.

Luis Miguel: “Chupetín de Fierro” es gran candidato al mejor show del evento. Es el Sinatra de la música latina. 30 años de trayectoria, con suficiente repertorio para hacer una noche de festival por sí solo. Se espera un despliegue de escena de primer mundo.

Dia 2: Jueves 23 de Febrero

Camila: Grupo pop mexicano, que pisó exitosamente el escenario de la Quinta Vergara el 2009. Poseen éxitos radiales como “Coleccionista de Canciones”, “Mientes”, “Todo Cambió” y “No me Quiero Enamorar”. Tal como en la vez anterior, se prevé que van a tener una jornada tranquila y sin sobresaltos.

Dinamita Show: Me parece extraño que los hayan confirmado a apenas una semana del evento, siendo que la mayoría de sus colegas no aceptaría eso ni por casualidad, pues Viña requiere una preparación especial y acabada. Por otro lado, el Flaco y el Indio ya son veteranos de mil batallas, y su estilo de humor callejero no requiere tanta preparación previa como, por ejemplo, una rutina de Stefan Kramer. Son demasiado queridos por el público como para pensar que se los van a devorar, pero con el monstruo nunca se sabe.

Mark Anthony: El portorriqueño vuelve después de 3 años a la Quinta Vergara, ahora separado de Jennifer López, y transformado en el referente e inspirador de Américo. Otro candidato al mejor show del evento, en especial considerando el espectáculo de gran calidad que presentó el 2009.

Dia 3: Viernes 24 de Febrero

Daniel Muñoz: Primera vez desde Myriam Hernández que un artista se sube al escenario de la Quinta Vergara varias veces y en roles diferentes. El protagonista de “Los 80” ha pisado dos veces la Quinta en calidad de comediante, el 2000 con “El Malo” (éxito fulgurante) y el 2001 con “El Carmelo” (fracaso estrepitoso). Ahora vuelve mostrando su faceta de cultor de “cuechas choras” con su banda “tres por siete veintiuna”. Espectáculo respetable, de buena calidad, pero más apropiado para Olmué que para Viña.

Salvatore Adamo: Un clásico de la música popular, contemporáneo de Raphael, Julio Iglesias, Camilo Sesto, Nino Bravo y otros. La última vez que pisó el escenario fue el 2004, y ya en esa época era un artista del recuerdo. Tiene clásicos para dar y regalar: Cae la Nieve", "Tu nombre" , "Un Mechón de Cabellos", "La Noche", "Mi Gran Noche", "Mis Manos En Tu Cintura", ”Porque yo quiero, "Ella...", "Es Mi Vida": Más por trayectoria que por presente, candidato a lo mejor del evento.

Morrissey: El británico será el único artista anglo de este año. Líder de la recordada banda “The Smiths”, y con una destacada carrera solista posterior, con éxitos como “Suedehead”, “Everyday is like Sunday”, “Let me Kiss You”, “The Love Of My Life” y “Reader Meet Author”. Uno de los grandes nombres del rock británico de los 80. Es candidato a lo mejor del evento, más que nada porque, al menos desde 2007 en adelante, muchos de los mejores espectáculos del Festival en términos de calidad los han dado los artistas anglo.

Dia 4: Sábado 25 de Febrero

Los Bunkers: La mejor banda de rock nacional del último tiempo después de Los Tres. Ya enfrentaron al monstruo el 2007, cerrando esa memorable jornada en que actuó Tom Jones. Después de ese día, han hecho méritos de sobra para estar en la Quinta mucho antes. Sacaron dos discazos, “Barrio Estación” (con canciones notables como “Nada nuevo bajo el sol” y “Una nube cuelga sobre mí”) y “Música Libre”, disco con covers en clave rock de canciones de Silvio Rodríguez, y en la cual destaca la trágica coincidencia de “Ángel para un final”, cuyo lanzamiento como single coincidió con la tragedia de Juan Fernández y el deseo de Felipe Camiroaga de que se tocara esa canción en su funeral. Candidatos a lo mejor del evento.

Manuel García: Destacado músico nacional, estandarte de la interesante generación de cantautores jóvenes y talentosos formada por Camila Moreno, Francisca Valenzuela, Javiera Mena, Nano Stern, Camila Moreno y otros. Tuvo un buen pasar por Olmué, pero la Quinta Vergara es otra cosa. Hace poco señaló en una entrevista en La Cuarta que, después de Olmué, Viña era “pan comido”. Temerarias y peligrosas declaraciones. No es buena idea mirar en menos al “Monstruo”. Muchos lo han hecho y se los han devorado sin misericordia. Además, el espectáculo de García no se caracteriza por canciones oreja y fáciles de seguir, lo que puede ser peligroso ante un público que va a estar esperando cumbia.

Ráfaga/Garras de Amor: En un momento en que estamos llenos de grupos chilenos exponentes de la llamada “nueva cumbia”, como Juana Fé, la Guacha, Sonora de Llegar y otros (no incluyo a Chico Trujillo, que se autoexcluyó del evento), ¿cuál es la idea de traer bandas argentinas cultoras de la “bailanta”? Ese estilo de cumbia, popularizado a finales de los 90 e inicios del 2000 por gente como Antonio Ríos, Comanche, Adrián y los Dados Negros y los propios Ráfaga está absolutamente pasado de moda, superado por el reggaetón, la cumbia estilizada y con mayor peso artístico representada por Américo y La Noche, la citada “nueva cumbia chilena” y la cumbia villera. Habría tenido más sentido contratar a Los Wachiturros, a Los Vásquez, a Los Charros de Lumaco, a Noche de Brujas o a Croni-K.

Dia 5: Domingo 26 de Febrero

Luis Fonsi: Un clásico exponente del baladista latino: buena pinta, gran voz y canciones románticas. Vino por primera vez el 2005 como jurado, tuvo una pequeña actuación y el animador de ese año, Ricardo Montaner, pronosticó que iba a volver a pisar el escenario de la Quinta. El venezolano fue pitoniso: tuvo una exitosa presentación el 2009, y viene por tecera vez el 2012. Muy buen número, aunque aún a años luz de Luis Miguel.

Rosana: ¿Qué había sido de ella? Tuvo su gran momento en la década de los 90, y pisó la Quinta Vergara en la época de Mega. Después de eso, una furtiva aparición en “Chile Tu Day” y nada más. Gran artista, con canciones hermosas como “El talismán” y “Si tú no estás aquí”

Prince Royce: Un sucedáneo de “Aventura”. Destaca en las radios con la versión bachata de “Stand By Me”, clásico de los años 50 de Ben E King, posteriormente versionado por John Lennon

Dia 6: Lunes 27 de Febrero

José Luis Perales: Un clásico. Prolífico compositor español, que nutrió con clásicos infalibles a artistas como Jeanette, Isabel Pantoja, Raphael, Miguel Bosé, Mocedades, Julio Iglesias, Rocío Jurado y Paloma San Basilio antes de dedicarse a cantar sus propios temas. Viene por cuarta vez, ahora como jurado. Se recuerdan aún sus actuaciones en 1983 y 1984, además de una tercera aparición a finales de los años 90.

Bombo Fica: Se repite el plato dos años después de su exitoso debut en la Quinta. Si mantiene las virtudes que mostró el 2010, no debería tener problemas. Su humor es blanco como su traje.

Juan Luis Guerra: La última vez que vino fue el 2006. Muchos podrán alegar que está archi-repetido, pero desde su última aparición en la Quinta el dominicano sacó dos discos excepcionales, “La llave de mi corazón” y “A son de Guerra”, con temas de gran calidad como “La llave de mi corazón”, “Que me des tu cariño” y “Bachata en Fukuoka”, con su inconfundible sello. Esto, sumado a su larga lista de clásicos incombustibles, lo transforma en serio candidato a lo mejor del evento y en el artista ideal para cerrar el festival.

Sunday, February 27, 2011

Recuento Viña 2011: Chilevisión la supo hacer.


Apuesta acertada: Al principio, muchos dudamos de que Chilevisión pudiera sacar adelante este evento. Sin embargo, hay que reconocer que no solamente lo lograron, sino que además demostraron que la elección de la municipalidad de Viña fue acertada. El canal privado tiró toda la carne a la parrilla y se jugó por innovaciones audaces: un escenario espectacular, una orquesta renovada, el interesante intento de revitalización de las competencias, etc. Chilevisión le sacó hasta la última gota de jugo al festival, y lo transformó en un éxito de rating, audiencia y crítica que los deja en una posición expectante en el mercado televisivo. En general los mixtures estuvieron bien armados, salvo la quinta jornada, donde debieron abrir Los Jaivas y cerrar Sting.
Animadores para el futuro: Este evento constituyó un verdadero “bautizo de fuego” para Rafael Araneda. El tío conductor, resistido por muchos por su imagen de “yerno ideal que nunca queda mal con nadie”, tuvo que lidiar como nunca en su carrera con situaciones complicadas, la mayor parte de las cuales no fueron su culpa. No fue su culpa que el “ego artístico” de Dino Gordillo y Américo no se pudiera compatibilizar con el manejo de los tiempos televisivos. No fue su culpa que Sting se haya mandado un espectáculo de clase mundial y el público rockero no entendiera que ya había cumplido con la actuación pactada. Sin embargo, demostró profesionalismo, dignidad y carácter para manejar todo esto. No cualquiera soporta estoico a 15 mil rockeros cuarentones gritando “Rafa, escucha, ándate a la chucha” e invocando el fantasma de Antonio Vodanovic. Por su parte, Eva Gómez cumplió un buen cometido, sin grandes errores, aunque con la sensación de su partner actuó como fusible y se llevó el peso de la polémica. Es una dupla de proyección que, Dios mediante, debiera seguir a cargo del evento por los próximos años.

Revitalizando las competencias: Este año se hizo un audaz intento de devolverle algo de importancia a las competencias. Redujeron el número de competidores (buena idea); designaron un único jurado para el folklore y la internacional (idea debatible); complementaron las actuaciones con puestas en escena dignas de la entrega de los Grammy (gran idea); y la mayor innovación de todas: el esquema estilo “Talento Chileno”, con jurados dando su nota al público y a los televidentes. Esto último puede ser un arma de doble filo. En este año, las dos canciones triunfadoras superaron por mucho a las otras finalistas, por lo que el final se hizo predecible. Tendría que haber ocurrido algo muy insólito para que Sierra Noble y Valentina Quiroga no hubieran ganado sus respectivas competencias. Estimo que en la medida que haya competidores de mejor nivel y más parejos entre ellos, esta idea podrá rendir mejores frutos.

El humor bajó de nivel: La gran deuda pendiente para el 201. De los cuatro humoristas presentes, uno salió del paso con una rutina repetida (Dino Gordillo), dos hicieron una verdadera oda al humor de parrillada (Oscar Gangas y Mauricio Flores) y al último el monstruo se lo devoró con bisoñé y todo (Ricardo Meruane). En el caso de Gangas se entiende por el morbo que había en torno a su actuación, y lo de Flores no fue ni más ni menos que lo que hace habitualmente en Morandé con Compañía y en su espectáculo revisteril. Hay mucho que analizar (les recomiendo post de Amphoth3ra en su blog). Estábamos acostumbrados a humoristas como Coco Legrand, Bombo Fica, Alvaro Salas, Palta Meléndez y Stefan Kramer quienes, sin hacerle asco al doble sentido (lo que sería suicida además de ingenuo) nos deleitaron con rutinas sofisticadas, llenas de talento, ingenio, profundidad y hasta audacia. Al respecto, sorprende el bajo nivel que vimos este año: abuso de los clásicos chistes de gays (que ya se no se puede hacer impunemente como antes), borrachitos y suegras, y con sobredosis de tallas de la cintura para abajo. Lo peor fue el casi nulo aprovechamiento de la contingencia y la actualidad, en un año en que ésta dio material como nunca: los condoros verbales del Presidente Piñera; el terremoto; los 33 mineros; la crisis de la ANFP; Alinco y su 4X4; el caso Karadima; Ximena Ossandón y su sueldo “reguleque”; la “Quintrala”; el caso Van Rysselberghe; etc. Con tanto material, el “Palta” Meléndez se habría mandado un verdadero festín. En un año en que Kramer se dio el lujo en la Teletón de reírse del Presidente de la República en su propia cara y por cadena nacional, y donde “Los Difamadores” se hicieron el pino con el humor contingente, el que estos humoristas apenas hayan mencionado la actualidad constituye una farra lamentable y una imperdonable demostración de flojera profesional.
Un minuto de silencio por el reaggetón: Después de años de reinado, este año parece marcar el fin de la “dictadura del reaggetón”. Por primera vez no hubo representantes genuinos de este género. Calle 13 demostró que trasciende por mucho ese género, y Pitbull es más un entretenedor de discotecas. Parece que llegó la hora de la cumbia, como quedó en evidencia en el cierre con Villa cariño y los Viking 5.
TV vs Calidad Artística: Se confirma que rating y calidad artística no sólo no van de la mano, sino que incluso pueden entrar en abierto conflicto. Mientras el inolvidable show de Sting apenas rozó los 30 puntos de rating, la oda a la coprolalia de Mauricio Flores llegó a los 56.¿Qué es el festival: un espectáculo de música o un programa de TV? Parece ser una mezcla de ambos, lo que resulta complicado pues hay que compatibilizar dos criterios (el artístico y el televisivo) que muchas veces se aprecian irreconciliables.

Lo peor del evento: del más malo al menos malo: 1º) Ricardo Meruane; 2º) Pitbull; 3º) Mauricio Flores; 4º) Oscar Gangas; 5º) Dino Gordillo; 6º) Carlos Baute

Lo mejor del evento: La mayoría de los shows fueron de gran nivel. Se me parte el corazón al tomar la decisión del mejor, pues hubo dos actuaciones superlativas: Calle 13 y Sting. Ambos, desde sus muy diferentes perspectivas artísticas, representan lo que muchos esperamos de este evento calidad artística y audacia. Lo de Sting fue altísimo vuelo, y sería incalificable no ponerlo en la cima. Sin embargo, me llegó mucho más (por un tema subjetivo) lo de Residente, Visitante y la simpatiquísima PG-13. Ante ello, opté por la solución más salomónica: darles el lugar a ambos en empate.

1º) Calle 13 y Sting
2º) Roberto Carlos
3º) Alejandro Sanz
4º) Chayanne
5º) Aventura
6º) Américo
Menciones honrosas: Yuri, Los Jaivas y Noel Schrajis

Dia 6, Sábado 26 de Febrero: Noche de Baladistas


Animadores: Vestidos de galas, con una Eva Gómez que parecía princesa. Se dieron el último piquito. La opción que tomaron ambos de darse piquitos a pesar de ser casados es válida (y tener a sus cónyuges en la platea las seis noches, que en todo caso tenían clara la película). Sin embargo, resulta respetable la decisión de Soledad Onetto de no darse piquitos con Camiroaga como señal de respeto a su afortunado marido. Al menos Rafa tuvo una noche tranquila donde nadie le echó la culpa de nada. Se merecía que los Viking 5 lo invitaran a cantar “Boquita de Caramelo”, pues fue el "fusible" de este festival. A Eva no le llegó ningún palo. Emocionante tributo a las víctimas del terremoto de hace un año y a la fallecida Isidora Aguirre.

Alejandro Sanz: El compadre de Iván Zamorano llegó con varios kilos de más, y mostrando lo habitual en él: buenas canciones, carisma y humildad sobre el escenario, gran banda (multicultural, virtuosa y que se da el lujo de hacer un guiño a AC/DC).….. y una voz apenas reguleque, más gastada que la de la ex - directora de la ONEMI. Las canciones de Sanz sonarían fantásticas en la voz de un buen cantante. Recuerdo que, en su primera vez en el festival, David Bisbal cantó un tema de Sanz y le salió mucho mejor que el original. Invitó a Noel Schajris a hacer un dueto, y el ex Sin Bandera cantó mejor que él. Actuación sólida y completa, con un público enfervorizado. Merecido el Tetra pack. Gran actuación, de lo mejor del evento, al mismo nivel de Chayanne pero no más que Roberto Carlos.

Noel Schajris: Sonó bastante bien. Tiene voz y toca muy bien el piano. Su carrera solista está recién partiendo, por lo que no resultó extraño que basara su show en el repertorio de Sin Bandera. No tiene porqué abandonarlo, pues es parte de su historia, pero necesita crear un repertorio fuerte en solitario. Es un cheque a fecha. Apuesto a que en dos o tres años más lo tendremos de vuelta con un show de más de una hora. Sacó dos antorchas. Dejó un más que buen sabor de boca.

Cumbre musical Vikings 5 + Villa Cariño: Desafiantes los de Villa Cariño. Atacando a Pascua Lama y la Central Castilla, y aforrándole el medio palo a Américo por el tema de los premios. Musicalmente me gusta más Juana Fé. Los Viking 5 en lo suyo, echando mano a sus clásicos y entusiasmando al público y hasta a los animadores con su música de matrimonio y año nuevo. Los coquimbanos se llevaron doble antorcha, premio merecido por su trayectoria. Al parecer, este año se acabó la dictadura del reaggetón. El año pasado Don Omar y Tito el Bambino tuvieron un paso discreto por la Quinta. El 2011, Calle 13 proclamó a los cuatro vientos y demostró en el escenario que ellos “eran música y no reaggetón” y Pitbull demostró ser más un entretenedor de discoteca mezclador de estilos que un reaggetonero “químicamente puro”. Al parecer, la cumbia (tanto la clásica como la nueva) va a tomar su lugar. Significativo el respeto de los grupos nuevos por los clásicos. Un alegre cierre de fiesta a horas del primer aniversario del 27-F, algo que matiza y provee salud mental al recuerdo de la tragedia. Cerraron ambos grupos tocando “Llegó la Banda”.

Competencias: Ganaron los que tenían que ganar. Canadá en la internacional y Chile en el Folklore. La diferencia con las otras canciones fue demasiado evidente en las calificaciones dadas por el jurado. Sierra Noble (¡que lindo nombre!) y Valentina Quiroga tendrían que haber cantado curadas y desnudas el viernes para perder el premio. Las circunstancias (aplazamiento de la premiación folklórica, aniversario del 27-F) impidieron que cantaran sus temas según la tradición festivalera.

Saturday, February 26, 2011

Dia 5, Viernes 25 de Febrero: Noche de monstruos.

Animadores: Tuvieron su jornada más difícil. No tienen la culpa de que al público le importe un rábano que se haya cumplido el cronograma acordado con Sting al pie de la letra. La excelencia del show del británico se tradujo en pifias insistentes que no pudieron acallar. Hasta hubo gente pidiendo a Antonio Vodanovic (que dudo que hubiera podido manejar esto de mejor manera, recordando lo de Joe Vasconcellos el 2000).
Sting Symphonicity Tour: En una palabra, CLASE. El vocalista de The Police, con casi 60 años muy bien llevados y acompañado de la Orquesta Sinfónica de Chile y una gran banda de músicos (incluida una hermosa corista), ofreció una muestra de lo que muchos esperamos de este evento. Versiones finas de sus temas de solista y de su agrupación. Nuevamente un artista anglo de la vieja guardia viene a salvar la plata. Y al igual que Calle 13, llenó el escenario de artistas chilenos. Una de las mejores performances en la historia del evento, al nivel de Paul Anka, Simply Red y Tom Jones. Si hubiera un show de este tipo en cada noche (y sacáramos a los artistas prescindibles) el festival tendría otro pelo. Una pena que esta obra de arte haya llegado apenas a los 30 puntos de rating, frente a los 56 puntos de Mauricio Flores y su oda al humor de revista. Recuerdo que en 1998 Melón y Melame arrasaron en rating con el primer recital de U2 en Chile. Una grotesca muestra de que rating y calidad artística no van de la mano. Ganó el Tetra Pack (muy poco para su show) y cerró cantando “Message in a bottle” en formato Unplugged, sentado con una guitarra de palo, y con un público incondicional coreando el tema. Considerando lo que pasó después, ¿no habría sido mejor ponerlo cerrando la noche?

Ricardo Meruane: Un desastre completo. Una verdadera clase magistral de lo que NO se debe hacer en la Quinta Vergara. Su rutina fue penosa y patética. Pensé que era más. Se suponía que era el más experimentado de todos, y no supo dar vuelta una situación que otros con menos experiencia resolvieron muy bien, como Paulo Iglesias el 2005 (después de la primera actuación solista de Marco Antonio Solís) y Mario Guerrero el 2007 (después de Tom Jones). Nunca apeló a la contingencia, donde tenía harto tema y pudo ser su tabla de salvación. Contó chistes que seguramente son grito y plata en Letonia, pero aquí simplemente no funcionaron. Y que no le eche la culpa a Sting. Aunque le hubiera tocado salir después de René de la Vega o la Tigresa del Oriente se lo hubieran devorado igual. Más encima, salió con la trasnochada monserga del “apoyo al artista nacional” y hasta atacó al público. Fue carne fresca y pelada para el monstruo. En algo nos equivocamos muchos: pensamos que tenía un público proclive a su rutina. Craso error. Le tocó un público rockero adulto, tan intolerante como el público reaggetonero y más culto y preparado.
Los Jaivas: Su oficio y prestigio logró acallar las pifias del monstruo rockero. Aunque su recuerdo es fuerte, han logrado salir del paso de la muerte del Gato Alquinta, quien apareció brevemente cantando el inicio del tema “Valparaíso”. El vocalista que lo reemplaza asume el puesto con dignidad. Mostraron lo mejor de su repetorio, y se llevaron el tetra pack bajo la ovación del público.
Competencias: Internacional: Salvo que ocurra algo extraordinario, debiera ganar Canadá sin sobresaltos. La canción peruana no le llega a ni a los talones y la chilena es puro arroz graneado. Folklore: Salvo que ocurra algo demasiado sorpresivo, debiera ganar Chile. El Tsunami Sting obligó a aplazar las premiaciones para la jornada final.

Friday, February 25, 2011

Dia 4, Jueves 24 de Febrero: El triunfo de un caballero.


Animadores: Eva divina con su traje rojo. Ambos ya posesionados de su rol. Rafa colmó de elogios a Chayanne y sólo le faltó decir "no como otro que no quiero nombrar"
Chayanne: Cantó seriamente resfriado, pero como usó pistas grabadas pudo sacar adelante la pega. El boricua usa playback, pero de manera inteligente. No son las pistas del disco, sino que sonido "como en vivo", que lo va alternando con sonido en directo. En general, no me gusta que se use playback en el festival, pero en este caso se entiende. Los años no pasan en vano, y aunque se ve en gran estado físico, ya no se puede bailar frenéticamente y cantar a la vez pasados los 40 años. Fuera de ese detalle, Chayanne dio muestras de su oficio: gran banda, un repertorio sólido, un ballet lleno de bailarinas provocativas y sensuales, y sus dos proverbiales talentos: baila como los dioses y es genuina y arrebatadoramente simpático. Es un tipo agradable, livianito de sangre y cercano. Aunque todas las mujeres están locas por él, no cae pesado entre los hombres a diferencia de otros galanes como Arjona y Luis Miguel. Sorprendió con arreglos rockeros de algunas de sus baladas clásicas como “completamente enamorados”, lo que demuestra que hay una preocupación por mostrar cosas nuevas. Se llevó los cuatro premios ante un enfervorizado monstruo. Más que merecido. Además, un caballero de tomo y lomo al presentarse y pedir disculpas por no ir a la conferencia de prensa después del show por su resfrío.
Carlos Baute: Logró salir del paso a punta de puros éxitos de teleseries. “Colgado en tus manos” no es lo mismo sin Marta Sánchez. Buen intérprete, caballeroso y ubicado. Sacó antorcha de plata. Sería interesante verlo en un par de años más en un show propio de más de una hora de duración.

Pitbull: La trasnochada de la jornada anterior, viendo a Calle 13 hasta la 4 AM me pasó la cuenta. Además, a diferencia de los boricuas, Pitbull no justificaba una trasnochada. Por lo que pude leer en la prensa, el cubano la rompió con un show claramente discotequero.
Competencias: Internacional: USA: Cantante atractiva y puesta en escena elegante. Mi candidata al primer lugar; Canadá: otra candidata de peso. Canción preciosa, con aires internacionales. Lindo el nombre de la cantante, Sierra Noble. Candidata a la final, en especial por lo bien evaluada; Perú. Rock potente y directo. La cantante es una rubia deliciosa (y el resto del grupo andaba por ahí, nada que envidiarle a las ucranianas) y con personalidad. También podría ser finalista. Folklore: No lo vi, pues me consumió el sueño.

Thursday, February 24, 2011

Dia 3, Miércoles 23 de Febrero: Revolución Artística en la Quinta


Obertura Tributo a Sandro: Bello tributo al Elvis Presley Latino. Al principio parecían cantando con playback. Camila Silva preciosa y con buena voz. El vocalista de Difuntos Correa estuvo de más. Había mejores cantantes para ese puesto en el medio, como Mario Guerrero. Eché de menos esa icónica escena de Sandro y su performance de electrocución en su última visita al festival.

Animadores: Rafa nervioso por la escena del beso. Logró manejar todo sin sobresaltos, y cumplió bien como partner de Mauricio Flores. Eso si, empiezo a entender a Américo. Si hay tanto apuro por que todo termine temprano, ¿porqué a Gangas le dieron 23 minutos y a Flores más de una hora?. Rafa se piteó al omitir el nombre del Arjona ecuatoriano.

Marco Antonio Solís: El mexicano se las sabe por libro. Tal como en sus venidas anteriores, Solís hizo gala de una gran orquesta, una buena puesta en escena, un repertorio variado y de gusto popular y mensajes entre canción y canción sacados de los libros de Paulo Coelho. Ya veía que terminaba su show elevándose a los cielos. Lo suyo es la ranchera estilizada. Consiguió las dos antorchas antes de la hora de concierto y sin cantar aún sus “sandías caladas”, las que dejó para el final. Se llevó la Gaviota de Plata, y le quedaron debiendo la de Oro.

Mauricio Flores: Rutina vulgar y homofóbica, típicamente de Morandé con Compañía. Al lado de él, Oscar Gangas está para kermesse de parroquia. Una rutina perfectamente apropiada para la carpa que tiene en el estero Marga-Marga, pero de dudosa conveniencia en un escenario como Viña. No aparecieron ni Blanquita Nieves, ni Gisella Molinero ni Doña Patty Jofré. No sé para qué contó el “chiste prohibido”, al final fue lo menos prohibido de la rutina. Logró su objetivo, con doble antorcha, pero profundizó la baja de nivel del humor en Viña. De Kramer, Coco Legrand, el Palta Meléndez, Alvaro Salas y Bombo Fica, caímos a la cumbre del humor de cantina.

Calle 13: Una falta de respeto que un grupo de su categoría salga tan tarde, y después de una insólita tanda de comerciales. Luego de una larga presentación Calle 13 apareció a todo pasto, con un Residente con “fuerza mapuches” escrito en su espalda, el silente Visitante poniendo la melodía y la bella y sobria Ileana Cabra (la “reina sin corona” de este año) quien hizo gala de histrionismo y una gran voz y fue bastante más que “arroz graneado”. Gran aparición de Chancho en Piedra reemplazando dignamente a Café Tacuba en “No hay nadie como tú”. Residente es la versión caribeña de Jorge González, tan crítico como el histórico líder de “Los Prisioneros”, pero con bastante mejor puntería e inteligencia para pegar los palos. Sin pelos en la lengua, se salió con la suya con el tema del letrero en la espalda y se dio el lujo de darles con todo a los programas tipo SQP en el mismísimo canal epicentro de la farándula criolla. Además, reivindicaron su calidad musical. “Calle 13 no es reggaetón, Calle 13 es música”, dijo Residente. Y se notó. Su música trasciende el mero “perreo”, con una banda de acompañamiento sólida y llena de virtuosos. El momento peak se dio con "Latinoamérica", una deliciosa muestra de globalización artística con la participación por Inti Illimani Histórico y Camila Moreno. Notable la aparición de la diablada. Desde la histórica actuación de “Los Prisioneros” con su formación original que no veía a un grupo haciendo lo que se le da la regalada gana en la Quinta Vergara y pasándose por buena parte los convencionalismos. Aunque hayan sacado apenas una antorcha de plata, son por masacre lo mejor del festival hasta el momento, por calidad, potencia y atrevimiento.

Competencias: Internacional: Panamá: mala mezcla entre Montaner y Ricky Martin. Prescindible; Ucrania: El idioma les juega en contra. Su performance es atractiva, más allá de la evidente belleza y sensualidad de las cantantes. Tienen cara de eliminadas; Chile: cantante desafinado y algo tieso. No debiera clasificar. Folklore: Colombia: Bella canción, bella intérprete; Chile: canción protesta al mejor estilo de Patricio Manns. Cantante más afinada que la vez anterior; Ecuador: El Arjona de las Galápagos tiene desplante, pero la canción no tiene nada de folklórica.

Wednesday, February 23, 2011

Dia 2, Martes 22 de Febrero: Proyección y pragmatismo


Animadores: Pasado el nerviosismo del debut, se les noto cancheros y compenetrados. Entretenido el juego del beso ante la presencia de sus respectivos cónyuges en la platea. Manejaron de forma magistral la despedida de Américo. Al pobre Rafa lo han llenado de críticas por cumplir la difícil misión de cortar las actuaciones de algunos artistas para que los que siguen no terminen compitiendo con los matinales. Los animadores no se mandan solo, sino que obedecen a una dirección televisiva que les piden ser estrictos con los tiempos. Pero parece que algunos artistas no asumen que esto no es un recital unipersonal.

Américo: Logró al menos mantener el gran nivel mostrado el año pasado, y además mostró cosas nuevas, como esa notable versión balada de “Traicionera” y su interesante intento como baterista a lo Tito Puente. Tal como el 2010, Américo demostró es un “crá”. Canta sumamente bien, es carismático, tiene repertorio a morir y cuenta con una excelente banda y una puesta de escena de lujo para los estándares nacionales. El ariqueño logró hacerse respetar artísticamente viniendo del sound, el estilo musical más despreciado de todos. Y eso no es poco. Ojalá sea la última actuación de Américo como ídolo nacional. Me gustaría verlo de nuevo en la Quinta Vergara, pero en cuatro o cinco años más y transformado en un ídolo continental. Talento y profesionalismo tiene de sobra para ello. Lo que si, su reacción posterior al show acusando al Rafa de “truncar su carrera” me pareció sumamente exagerada, producto de la calentura del momento o de un incipiente divismo que, por el bien de su prometedora carrera, tiene que aprender a manejar.

Oscar Gangas: Dijo en la previa "prefiero que me critiquen por pasado para la punta que por fome". Dicho y hecho. Lo suyo fue una clase magistral de pragmatismo artístico. Ante el morbo alimentado por los medios por su fracaso en 1998, y con la perspectiva de un público claramente cargado a lo popular y, por lo mismo, poco proclive al humor “blanco” que intentó usar la vez anterior, Gangas tiró toda la carne a la parrilla. Se jugó por un repertorio cargado al garabato, al doble sentido y a la picardía más flaite que pudo encontrar. Y le resultó. Se podrá discutir la calidad de su show, pero no se puede negar que logró su objetivo: salir triunfante y con doble antorcha. Hasta se vio mejor que Dino Gordillo.
Aventura: Los vi poco antes de que me consumiera el sueño. Me llamaron la atención el carisma y la simpatía del vocalista y el gran desempeño de los guitarristas, que se lucieron punteando sus instrumentos al más puro estilo del bolero más popular. Tenían el público rendido a sus pies, y por eso no es de extrañar que hayan alcanzado el tetra pack (Gaviotas y Antorchas de oro y plata). Me parecieron buenos, pero no son ni la uña encarnada del gran maestro de la bachata: Juan Luis Guerra.

Competencias: Internacional: USA: Una especie de Britney Spears de segunda división, regia como ella sola con esa minifalda de color rojo fuego. La canción, muy repetitiva. La puesta en escena, digna de los Grammys, la favoreció ampliamente; Canadá: Cantante bella, aunque algo deslavada para cantar. Canción algo trillada; Perú: Mezcla entre Shakira, Gloria Trevi y la Tigresa del Oriente. Rock pesado cantado por mujeres. Folklore: Bolivia: linda cantante para un lindo tema; Honduras: Cantante piola y afinado; Perú: Cantante correcta. Puesta en escena colorida y con “cholitas” de falda corta.

Tuesday, February 22, 2011

Dia 1, Lunes 21 de Febrero: Cuando la experiencia se nota…


Escenario: Simplemente espectacular. Se nota que en Chilevisión se dedicaron a ver eventos de la TV extranjera para sacar ideas. Muy bueno eso de las pantallas funcionales.

Obertura: Corta, potente y emocionante. Con Orquesta sinfónica, coro y bailarines. La emocionante aparición de Zafrada y la niña del Gong de Juan Fernández. Una de las mejores oberturas que he visto.
Animadores: Partieron como avión. Sólidos y posicionados. Se nota la expertise del Rafa en eventos masivos. Eva Gómez me sorprendió por su personalidad. Eso si, faltó algo de tino en las interrupciones en los shows de Roberto Carlos y Dino Gordillo.
Roberto Carlos: Una actuación a la altura de su legendario status. Con la orquesta de acompañamiento más sólida que ha tocado en el festival desde Tom Jones, el ídolo brasileño giró a cuenta de su larga colección de clásicos de la música romántica. Tengo grabadas sus actuaciones de 1989, y repitió mucho de lo que hizo hace 22 años. Su voz se mantiene casi intacta, y se vio simpático y agradable, hasta echando la talla con sus músicos. Le faltó solamente “Amada Amante”. Merecido el Triple Pack y mucho más que eso. Como buen romántico que es, terminó regalando rosas a la galería. Un espectáculo de lujo para comenzar.

Dino Gordillo: Una rutina de chistes ultra conocidos, pero muy bien contados. Hizo gala de su oficio. Se nota que es la sexta vez que pisa el escenario. Logró salir bien del paso, y ganó dos antorchas. La salida eso si me apreció algo abrupta. Si bien su actuación no daba para gaviota y había que seguir el show, la transición pudo ser mejor manejada.

Yuri: La mamá de Lady Gaga hizo gala de su condición de ícono kitsch. Se vistió con los atuendos más raros que pudo encontrar y se aseguró con una batería de clásicos de radio AM de los 80 como “Maldita Primavera”. La mexicana conquistó con su simpatía a flor de piel, y se llevo el triple pack.

Competencias: Un gran acierto los cambios estilo “Talento Chileno”. Interesante lo de usar el Ballet y las pantallas de la escenografía en la actuaciones de los competidores. En la internacional: Panamá: una colección de lugares comunes y una burda copia a Ricky Martin. Ucrania: una especie de Spice Girls algo más calentonas. Una de las cantantes tiene voz de cantante de gospel. ¿Cómo lo hizo el Temucano para evaluarla? Chile: cantante algo desafinado. Canción trillada. En la folklórica: Colombia: Buena cantante, linda canción, muy buen trabajo de escenografía. Chile: Bella canción protesta de Patricio Manns. Cantante con una voz impresionante, aunque algo desafinada. Ecuador: cantante copia al carbón de Ricardo Arjona. Se parece al imitador del guatemalteco del comercial de Loncoleche ¿Cuál es la diferencia entre esta canción y la panameña de la otra competencia?